De los titulares y los reservas.

Titulares de prensa: Primera subasta de tipos y éxito rotundo. Se consiguen recaudar más del doble de lo previsto y con una reducción muy considerable del tipo de interés. La prima de riesgo cae más de 20 puntos. Las medidas de Rajoy dan sus frutos. España está en la senda adecuada y los mercados lo saben. El BCE ve progresos extraordinarios en España.

La verdad es que dando un repaso a la prensa y leyendo titulares como estos, uno puede llegar a pensar, que a la vuelta de la primavera, comenzará el crecimiento, se reducirá el paro, comenzará a aflorar el crédito, volverá el consumo, echarán humo las visas, retornarán las grúas y todo volverá a ser como antes. Pero nada más lejos de la realidad.

Un flaco favor, nos haría el Gobierno y nos haríamos nosotros mismos si nos creyéramos esos titulares y pensáramos así. Como decía la semana pasada y siento repetirme, creo que esto no va a cambiar, porque hace 4 años que todo cambió para no volver a ser igual.

Ya hablábamos aquí, el pasado 28 de diciembre cuando hablábamos de las inocentadas, de la subasta de liquidez que hizo el BCE: los bancos le piden dinero al 1 % y en lugar de destinarlo a que ese dinero llegue al consumo, lo destinan a comprar Deuda Pública al tres y pico, con lo que sin ningún riesgo y dando a un botocinto, ganan casi un 3%. Con lo que el BCE está subvencionando a la Banca y ayudando a la financiación de Italia y España fundamentalmente.

Pero esto, no es más que un mero parche, no es una solución. El sistema financiero necesita realmente una reestructuración en condiciones. Necesita sacar todos los muertos de los armarios, ponerlos blanco sobre negro, a precio real para abandonar la caída libre. Desde 2008, en España se han cerrado cerca de seis mil sucursales bancarias y se han despido a más de trece mil personas ¿es suficiente? Me temo que no.

Hay runrunes y rumores diversos, sobre las “patas” en las que el sistema financiero se ha de sujetar, fusiones y absorciones a la vista, bodas inciertas pero necesarias, ajuste de puzzles que si una alianza roji-verde, otra azul, otra naranji-roja-azul, la estrellita y un mix de excajas, no obstante, son solo suposiciones, ya veremos. Solo pedimos que lo se haya de hacer se haga y se haga pronto, cada día que pasa son muchas oportunidades perdidas, empresas que cierran, más parados y más cuartos tirados. Cuartos que al final pagamos todos.

Por su parte el Gobierno, trata de meter mano a las Comunidades Autónomas, difícil tarea esta, no puede herir susceptibilidades nacionalistas, no puede vocear mucho de dispendios en aeropuertos manchegos, cuando también los hay levantinos y con estatuas, con lo que ya veremos en que acaba todo.

También nos dice que va a sacar un plan para luchar contra el fraude fiscal, pero realmente desconocemos si hay verdadera intención en hacerlo o no, puesto que para luchar contra el fraude fiscal, realmente hace falta una acción decidida y enérgica y no solo a nivel nacional, puesto que si empiezas a “meter mano” a las grandes empresas, que no nos engañemos ahí es donde “está el tomate”, y lo haces en solitario, te vendrá encima una avalancha de “deslocalizaciones” con los consiguientes despidos, con lo que habríamos hecho un “pan con unas tortas”. En cualquier caso, no nos engañemos, el fraude fiscal, pese a que hace más daño a la sociedad, escandaliza menos a la opinión pública, que los trajes del Camps, las “fiestukys” de los Eres o los “Urdangamochos”, pero como dice un amiguete del PSOE, igual después de la tempestad viene la “Carma”.

Y para terminar, otro frente abierto para el Gobierno es la Reforma Laboral, en la que los agentes sociales difícilmente pueden llegar a un acuerdo. La patronal necesita imperiosamente que se reduzcan los costes sociales y los sindicatos, no pueden firmar un acuerdo en dichos términos, puesto que sería asumir un retroceso histórico en sus posturas, la solución pasará por un Decreto Ley. Decreto que, seguramente, nos explicará Doña Soraya, puesto que el “Héroe del Silencio”, se mantendrá en la reserva, puesto que de momento, si que le han gustado los Titulares. Que la fuerza os acompañe.

Del final de la crisis y las vacas de mi abuelo.

Mucho tiempo se lleva hablando de crisis. Casi cuatro años, desde comienzos de  2008. Cuatro años, que han cambiado el panorama de nuestro mundo.

En este tiempo, siempre se nos ha estado transmitiendo que el final estaba cercano: en el último trimestre del año, cuando acabe el año, en un par de años se arregla, ya se ve la luz al final del túnel, se ven ya los brotes verdes, etc. Pero lo cierto y verdad es que la situación, se ha mantenido y se mantiene exactamente igual, sino peor.

Se nos habla de sanear para crecer y de medidas extraordinarias pero temporales. Pero esas medidas temporales, esos saneamientos, se mantienen con nosotros  de manera indefinida. ¿Por qué? Pues porque realmente YA NO ESTAMOS EN CRISIS.

Sí, ha leído bien, LA CRISIS HA TERMINADO. La situación que vivimos ahora, es la que viviremos en los próximos 10 o 15 años. Puede haber levísimos crecimientos, con otros leves estancamientos. Veremos procesos de fusión o absorción de grandes empresas e incluso la desaparición de auténticos iconos: ya sabes que cuando veas las barbas de Kodak pelar, pon las tuyas a remojar.

Se nos habla de una reestructuración del sector financiero, reestructuración que traerá aparejada el saneamiento de las entidades, con lo que el crédito volverá a fluir. Y con él la senda del crecimiento. Si, habrá reestructuración, más fusiones y reabsorciones, pero no nos engañemos, el sector está castigadísimo, esto es hay muchos “Lemanes” por ahí, con lo que la reestructuración será muy lenta y el crédito fluirá con cuentagotas.

Un ejemplo, Para evitar suspicacias, pongamos el banco italiano Unicrédito. Esta entidad ha hecho una ampliación de capital con un 69 % de descuento por acción sobre el precio del cierre en la bolsa de Milán el pasado martes. Esto que quiere decir, que el propio banco reconoce, que vale realmente un 69% menos de lo que la bolsa/gente cree.

Digamos que es como si mi abuelo, está vendiendo vacas a 10 euros, porque dan mucha leche, comen muy poco y casi no manchan. Y de repente, saca al mercado, las mismas vacas a 3.10 euros, ¿alguien lo entendería? ¿Qué haría cualquiera, que tuviera vacas compradas a 10 euros? ¿Si mi abuelo las vende a 3,10 cuando supuestamente valen a 10, no será que de verdad valen a 1,40 euros? ¿No será que mi abuelo está arruinado? ¿No será que las vacas están escuhimizadas y medio sarnosas?

Pasemos ahora a otro tema que se ha de solucionar para cambiar la situación, la deuda pública, se nos habla de los eurobonos, como solución a nuestros problemas. Esto es juntar deuda de Alemania, Portugal, Grecia, Holanda, Francia, España, etc, hacer un “toturevulutum” y sacar un paquetito, para que los países periféricos, consigan financiarse a mejor precio, con la garantía de los países fuertes.

Pero si todos sabemos que Grecia no puede pagar, que Portugal e Irlanda igual tampoco y que Italia y nosotros así así, esos eurobonos ¿Qué valor real tendrían? ¿No serían como las vacas de 1,40, con lo que estaríamos igual? No nos engañemos, no creo que la gente comprara eurobonos, percibiendo un bajo tipo de interés, sabiendo que están participados por entidades tan dispares, como la vaquería de mi abuelo, con techos de hojalata, vacas famélicas por el paro y las ubres del estado sangrando por no poder asumir la carga social que tienen sin apenas pienso de calidad o una vaquería alemana, con modernas instalaciones, aire acondicionado, donde las vacas dan cinco tipos de leche distinta, escuchando la flauta mágica por el hilo musical y equipo de I+D+i estudiando la forma de sacar vacas sin cuernos, para que salga la leche con más calcio, cuando puede comprar esos mismos bonos, solo de la segunda vaquería.

Dejando las vacas a un lado, se nos habla también de integración fiscal de la Unión Europea, para arreglar el problema de la Deuda, toma ya, integración fiscal. Integración fiscal para la que hemos de tener en cuenta, que tenemos países como Irlanda donde se paga el Impuesto de Sociedades al 12,5 % y que pese a que ha sido rescatada, no se ha planteado el subirlo y que contrasta con países como Francia con un 34,4 % o Malta con un 35 %. En el IVA, tenemos casos como Chipre con un 15 % y Hungría con un 27 % o Suecia o Dinamarca con un 25 %.

Con lo que creo, que realmente nadie, se ha planteado seriamente, lo que podría suponer realmente para las economías de los distintos países de la Unión, un rápida integración fiscal (marzo de este año), puesto que el desaguisado que se podría formar, sería muy superior al que tenemos hoy encima de la mesa. Con lo que estaríamos hablando de una integración con anestesia, esto es 4 o 5 años.

Tiempo este en que las vacas de mi abuelo, seguirían adelgazando o incluso pensándose en la posibilidad, de con las escasas fuerzas de que dispongan, dirigirse hacia establos de los “guachys”, para dar leche con musiquita, aunque les cueste al principio entender el germánico idioma, en que les indican que esta semana tienen sardinas entre el pienso, puesto que toca dar leche con Omega 3.

Que la fuerza os acompañe.

De las inocentadas.

De las inocentadas.

Hace apenas unos pocos años, cada 28 de diciembre, todos los medios de comunicación, agudizaban su ingenio,  trataban de sorprendernos colándonos alguna inocentada entre las noticias. Este año, sin embargo, cuesta encontrarlas. No porque no las haya, sino más bien al contrario, porque creo que lo que cuesta es encontrar noticias, entre las inocentadas, que día  tras día, nos han ido dando. Pero me gustaría fijarme especialmente en dos de estas inocentadas, una económica y otra real.

La inocentada económica, la podemos encontrar en la subasta que el jueves pasado hizo el  BCE: 500.000 millones de euros (casi nada). Dinero que tienen que devolver, los bancos,  antes del 29 de enero de 2015, con un tipo de interés del 1 %. Con lo que en principio,  podríamos pensar que los problemas de liquidez de la Banca Europea y Española (las entidades de nuestro país, se llevaron más de un 20 % de ese importe) estarían solucionados y por tanto el crédito volvería a fluir hacia empresas y particulares, con el consiguiente relanzamiento de la economía.

Ahora bien, si esto fuera así, no estaríamos hablando de inocentada. Y si lo definimos como tal, es por la simple razón, de que las entidades financieras con ese dinerito (y el que les van a subastar al mismo tipo en el próximo mes de febrero), comprarán deuda pública, con lo que percibirán al menos un 5%, ganando en la operación el 4% restante. Objetivo real de la subasta, maquillar las primas de riesgo, que el Banco Europeo financie a los países de la zona euro sin financiarlos directamente y de paso SUBVENCIONAR A LA BANCA.

Porque no nos engañemos, si usted o yo, fuéramos los responsables de un entidad financiera, tuviéramos liquidez y nos dieran la opción de prestar el dinero poco a poco a través de nuestras sucursales (diez mil euros para el del bar de la esquina que anda achuchado, seis mil para que mi vecina cambie el coche que se le cae a trozos o treinta mil euros que necesita la empresa donde trabaja mi primo para no cerrar) con la incertidumbre en los cobros que llevarían aparejadas esas operaciones (y que conste que no desconfío  del bar de la esquina, de mi vecina o de la empresa donde trabaja mi primo) o comprar Letras del Tesoro, con la garantía del Estado y la simpleza de apretar a un botón (sin recibir al del bar de la esquina, hacer un informe sobre su situación, un estudio económico, pasarlo al comité de riesgos, etc.) creo que no tendríamos ninguna duda.

En lo que respecta a la inocentada real, considero que no puede ser otra, que el desglose presupuestario de la Casa de Su Majestad el Rey. Con todos los respetos que merece la institución, no podemos tachar más que de inocentada, que hayan tenido que esperar a ver al “yernísimo”, circulando por internet en distintas fotos con traje de presidiario o sustituyendo el rostro de “El Lute” flanqueado por dos miembros de la Guardia Civil, para hacer público tal documento. 

Así mismo, podríamos considerar como una reinocentada (una inocentada, dentro la propia inocentada) que la Casa Real, niegue que dicha publicación, tenga relación alguna con el “caso Urdangarín”. Con lo que habremos de creer, que la mencionada publicación para 2011, estaba programada desde la coronación de Su Majestad, en noviembre de 1975.

Y no estaría de más, siempre con el máximo respeto a tan Regia Institución, que nos creyéramos, que fue un simple descuido, que desde el año 2006, en que la Casa Real tuvo conocimiento de los “asuntillos” de Su Alteza Don Iñaki (igual ya no es Su Alteza, no lo sé), en que le “pasaportaron” a Washington, esperaran a diciembre de 2011, para sacar una nota tachando su conducta de poco ejemplar.

Y es que como vemos, son malos tiempos hasta para Los Reyes. Unos con estos líos, otro esperando al Cholo Simeone (me quedo o me voy) y los otros, los Magos, que van a venir casi de vacío este año, puesto que hasta el carbón está caro.

Con lo que esperaremos impacientes al Consejo de Ministros de mañana, por si nos tratan de deslizar alguna nueva inocentada. Aunque creo que la inocentada gorda, la de verdad, será en marzo, con los Presupuestos nuevos de 2012, los auténticos, no los de mañana, que serán de mentirijilla. Porque, claro, el hecho de que se espere a marzo para que hayan pasado las Elecciones en Andalucía, no es una inocentada, sino un simple casualidad. Feliz e inocente 2012 para todos. Que la fuerza os acompañe.

De lo que quizá no recuerdo.

Cambio chuleta por sardina, expresión típico que  suele usar en mi pueblo, en el fragor de una buena barbacoa. Después, se procede a degustar el buen vino de la tierra, se pone la panceta y la morcilla, en la parrilla y se van haciendo. O quizá sea al revés, no lo recuerdo.Primero la panceta y la morcilla, luego las chuletas, para rematar con las sardinas que  dejan ese característico sabor que todo lo impregna, con ese Omega 3, sin el que ahora, no pomos vivir.

Y en ese momento, alguno, que está en pleno fragor de una buena barbacoa, con una chuleta entre manos, o quizá entre dos trozos de pan, no lo recuerdo, dice eso de: Cambio chuleta por sardina. Para venir a decir, que en su opinión, valen lo mismo lo uno que lo otro, o aquella medieval frase, de tanto monta, monta tanto,  que se usó en los tiempos pretéritos, en que se unificaron los coronas de este país, aunque quizá no lo hicieran los reinos, no lo recuerdo.

Y viene esto a cuento, que no sabemos, o quizá si, no lo recuerdo, si hemos cambiado para que algo cambie, para que todo cambie o quizá para que todo siga igual, no lo recuerdo.

Pero igual, ¿que cuando?, ¿que ahora?, ¿que hace ya 4 años, cuando la pesadilla comenzó?, ¿que hace tres millones de parados?, ¿que hace medio millón de empresas?, ¿que hace un no se cuanto por ciento, de sueldo de funcionarios?, ¿que hace  degradación, de un no se cuanto de la calidad de la enseñanza y la sanidad? No lo recuerdo.

No lo recuerdo, pero parece que fue ayer. No lo recuerdo,  busco en mi memoria y me parece un sueño, un deya vu, pero habiendo sido vivido en la vida de otra persona: Éramos todos ricos. Éramos la octava potencia del mundo. Todos teníamos derecho a un BMW, a un Porsche Cayenne. A tener una “tele plana” para poder verla, cuando estamos sentados y la fibra hace su efecto. Todos teníamos derecho a un chalet con parcela. A quince días en el Caribe. A rechazar 4 trabajos y a pedir otras 4 ampliaciones de la hipoteca.

No lo recuerdo, pero casi ninguno sabíamos lo que significaba “la prima de riesgo”, los “minijobs”  o las agencias de calificación. Tambopoco sabiamos lo que era ver las ciudades llenas de carteles de “se vende”, sin venderse nada. Ni ver como desaparecían las Cajas, ver a Rubalcaba clavar el 110 de aquellas señales de ida y vuelta, Ver a Mariano coger la batuta de la Moncloa. O simplemente ver como un antiguo jugador de balonmano, hacía más por la Tercera República, en un mes que todos los partidos republicanos en 30 años.

No lo recuerdo y por la cuenta que nos tiene, no lo deseo tampoco. No me gustaría que hubiéramos cambiado chuleta por sardina. Y que, aunque no vuelvan aquellos tiempos que, yo al menos, no recuerdo, la senda del crecimiento, la senda que deja atras el sufrimiento de tantas y tantas personas, de tantas y tantas familias, de tantas y tantas empresas, se haya comenzado a andar, para que con el tiempo, ni yo, ni nadie, recuerde estos años. Quizá creamos que sea un deja vu, no lo recordaremos más que como una pesadilla que debía pasar y por tanto, pasó. Un tropezón generalizado, en el que volveremos a caer, cuando todos, no lo recordemos. Que la fuerza os acompañe.

De los indignados.


La revista Time, ha nombrado como personaje del año a “El indignado”.  Curioso personaje, que ha saltado en este 2011 a la palestra, para sustituir en tan insigne portada, a gentes tan dispares como: Vladimir Putin, Franklin Delano Rooselvelt, Barack Obama, Vladimir Putin, Mijail Gorbachov, Joseph Vissarinovich Stalin (en dos años) o el mismísimo Adolf Hitler.


No obstante, me gustaría entrar en detalla, más que, sobre quienes son o han sido objeto, de merecer o dermerecer su aparición en la mencionada portada. Sobre el personaje en sí, sobre el indignado, puesto que este personaje también es muy dispar y está sometido a múltiples clases y condiciones. Pudiéndose observar, además de los de verdad, de los que salen en las “manis” y concentraciones,   a los siguientes “indignatipos”:


Indignado Electoral: Dícese de todo español, que al llegar la hora de votar, observa que casi ninguna fuerza (o debilidad) política, le representan. Que él demás tiene, con llegar a fin de mes pagando: la hipoteca, las letras del coche, las 15 actividades extraescolares y el comedor escolar de sus hijos, la comunidad, la basura, las comisiones con que le sablea el banco (ya no hay cajas), el gimnasio suyo y las clases de pilates de su mujer, la contribución, el alcantarillado, los canalones, las fiestas de su pueblo, los seguros del coche,  de la casa y del perro y las cenas el primer viernes después de cobrar la extra con sus amigos (hace 6 meses que no puede salir de cañas). Que primero dejó de fumar, en casa, luego en los bares y ya por la calle (porque no puede pagar el tabaco) y además ha de aguantar a los suegros cada quince días y ver como su mujer le regaña porque le ha subido el colesterol y porque cada día tiene más barriga y menos pelo, con el agravante que no le deja nunca cumplir con la máxima que dice: “sexo y cerveza fría, al menos una vez al día”.


Indignado Deportivo: Dícese del  español, de toda clase y condición al que no le gusta el fútbol. Así mismo y como segunda definición, dícese del español, de toda  clase y condición al que le gusta el fútbol y  es del Real Madrid y está hasta las narices de que siempre nos gane el Barça, que encima nos dé un chorreo, teniendo a un  bobito en el banquillo, achancándolo a la suerte. Este español, está pendiente de que estalle la burbuja futbolística, para que el ZP del Madrid (FP), deje el club como un solar, con la prima de riesgo por las nubes, para que el Baryern Munich venga a rescatarlo.  Como tercer definición, venían antes los españoles, de toda clase y condición a los que les gustaba (ya no) el fútbol y eran (ya no) sufridores del Atlético de Madrid.


Indignado Judicial: Dícese del español, de toda clase y condición, que observa como algún individuo, muy bien trajeado (eso sí), se dirige en actitud chulesca y desafiante a todo el tiene por delante durante un juicio, sin temor ni pudor a desacato, puesto que  al fin y al cabo es una persona, que quiere a la gente “un huevo”. Así mismo dícese del español, de toda clase y condición, que creía que las gasolineras, eran sitios para repostar combustible o en su defecto comprar el pan o las revistas y para “campeonar”.


Indignado Judicial-ex Real: Dícese del español, de toda clase y condición, que observa, después de dedicar la mitad de su vida al deporte y la otra mitad a diversas organizaciones, (en las que ha trabajado, por el buen nombre de su esposa y del padre de esta), que su suegro le deja de hablar por su conducta definiéndola como poco ejemplar. Para poder rematar la definición, quedamos a la espera de como se resuelve judicialmente la cuestión, pudiendo quedar en Inocencia-ex Real o en “Caraduradelaño”-ex Real.

Es posible que sigamos repasando en próximos días más “indignatipos”, mientras espero que si no os acompaña la suerte el próximo día 22, al menos la haga la salud y claro la fuerza también. Que la fuerza os acompañe.