Del país que nunca existió.

“Todas las miserias del hombre derivan de no ser capaz de sentarse en una habitación solo y permanecer en silencio”. Pascal Blaise.
Sí, vivimos una vida ajetreada y ruidosa. Por orden de aparición: Despertador, chorrito en el baño que golpea con el agua del fondo, cadena, grifo del agua, leche al caer en el vaso, campanita del microondas, cucharita dando vueltas al café, grifo del agua, cepillo al rascar los dientes, grifo del agua, papel que se  desenvuelve, cadena de nuevo, etc. Llevamos apenas 15 minutos de día y el ruido se ha apoderado de nosotros.

Luego vendrán, en distintos órdenes: la tele, el móvil, el pito del coche, la vecina del quinto voceando a su niño que llega tarde al cole, la ambulancia de rigor, el megáfono de la “mani” de turno y quizá con suerte los jadeos (aparecen más en nuestra imaginación que en la vida real).

Por eso es tan importante hacer de vez en cuando una parada (un “Kit-kat” para los pijos), encerrarse en silencio, aguantar el sueño y dejar la mente vagar. Ocurren cosas maravillosas.

Uno se imagina que vive en un país que construye el doble de viviendas que Francia y Alemania juntas.

Un país que absorbe inmigrantes a “tutiplén” puesto que hay trabajo para todo el mundo.

Un país donde sobra el dinero y lo mismo se aprueba una paga de 400 euros para todo el que haga la Renta, que 2.500 euros para quien tenga un niño, que 200 euros para el que ponga un ADSL en su casa.

Un país donde la familia real es ejemplo de prudencia, rectitud y buen hacer y con insignes y honrados dirigentes.

Un país que celebra dos Campeonatos de Fórmula 1 al año, tres de Motociclismo, la America’s Cup y además no le importa presentarse candidato a cuantas Olimpiadas haya o vaya a haber.

Un país con autopistas, aeropuertos y estaciones del AVE por todos lados y casi sin estrenar.

Un país con unos deportistas ejemplares y que nunca han tenido ningún problema con el dopaje.

Un país con una Educación y una Sanidad a la altura de las mejores del mundo.

Un país con un sistema financiero, fuerte, solvente y saneado.

De repente, abres los ojos. Terminas la meditación y te das cuenta de que te has dormido. Que ese país, no existe, que tampoco ha existido nunca. Solo ha sido un espejismo, una paramnesia invertida. Crees que lo has vivido, pero es mentira. Oyes de fondo el móvil (tu primo le han despedido), suena la tele, la ambulancia de rigor, el megáfono de la “mani” de turno.

Y entonces te preparas un café, para  esperar con ansiedad y temor el dato del paro de febrero, los acuerdos de la reunión de recortes de todos los viernes (perdón los acuerdos del Consejo de Ministros), la nueva fusión de cajas, las últimas noticias sobre la Gurtel, el Urdangarín o incluso otra “sin vergonzada” de Contador. En ese momento piensas, que la meditación es un método que sirve para entrenar la mente, para hacerla gozar y para trasportarla a mundos que quizá nunca existieron, que la fuerza os acompañe.

Del vergonzoso espectáculo que ha dado Contador.

Semana complicada y movidita ésta en la que nos encontramos: Grecia a punto de quebrar, Portugal en la recámara, Garzón culpable por unanimidad, la Reforma Laboral agresiva (De Guindos dixit) a punto de salir y el caso Contador en el horizonte.

Caso este, en el que parece ser, que una gran parte de los españoles, se han dejado llevar por la opinión reinante, en lugar de tratar de tener una opinión propia, intentar examinar los datos con los que contamos y decidir al respecto.

Me gustaría primero aclarar un concepto. El de Responsabilidad Objetiva, para ello, intentaré explicar primero, uno de los conceptos, que a uno le intentan enseñar en primero de Derecho: La Responsabilidad Jurídica.

La Responsabilidad Jurídica viene a ser, por usar palabras llanas, el hecho por el que podamos imputar a alguna persona, bien porque dicho hecho haya sido causado o consecuencia de un acto suyo (Responsabilidad Subjetiva) o simplemente porque el hecho en sí haya ocurrido (Responsabilidad Objetiva).

Esto es, Pepito, le pega un tiro a Juanito, tenemos un hecho (el tiro) con unas consecuencias, de las que deviene una Responsabilidad, en este tipo Subjetiva, puesto que se imputará a Pepito, porque le ha pegado el tiro a Juanito (con independencia de si había dolo o no en tal acción). Por el contrario, Juanito va por la calle y le cae en la cabeza un coco de un cocotero, que es propiedad de Pepito, tenemos un hecho (el cocotazo), con unas consecuencias, de las que deviene una Responsabilidad, en este tipo Objetiva, puesto que se imputará a Pepito, porque tiene un cocotero, que le ha pegado un cocotazo a Juanito.

Pues bien, en el caso de la sanción de Contador, de la Sentencia del TAS, se parte de la Responsabilidad Objetiva del deportista. Esto es, ha dado positivo: SI. Por tanto existe Responsabilidad por su parte, excepto que él demuestre de donde proviene el origen de ese positivo. Ha demostrador Contador el origen de ese positivo: NO. Luego es evidente, que tenga que haber sanción y que dicha sanción tenga que ser por dos años.

Hay una corriente de opinión que dice que es injusto porque no hay pruebas y le condenan sin pruebas: FALSO, hay pruebas, la prueba es el positivo que dio. Que era muy poca cantidad: LA SUFICIENTE, el clembuterol no admite ninguna cantidad o sea como la cerveza: 0.0. Luego podemos hablar de todos los ceros del mundo, picogramos y demás historias. También hay una corriente de opinión que dice que el clembuterol no mejora el rendimiento de los deportistas: FALSO, el clembuterol se usa como “enmascarador” para tapar otros productos que si que mejoran el rendimiento.

No quiero entrar a opinar, sobre el rastro de clembuterol que hay en otro análisis anterior, ni en los rastros de plástico que había en la sangre (indicio este, de que pudiere haber pasado la sangre por una bolsa y por tanto, de que se hubiere realizado una autotransfusión), pero también son datos ciertos, que están ahí, fácilmente comprobables y que por tanto se han de valorar.

Y que conste que yo no estoy diciendo aquí, que Contador haya usado esto o lo otro o que se haya dopado, simplemente digo que dio positivo, y que en España en lugar de sancionarle con dos años, solo se le sancionó con uno, por la gestión de Zapatero y Rajoy, entre otros, (se conoce que no hay problemas en nuestro país para que “estos dos” se ocupen de otras cosas), y que él, solo él (Alberto) de manera voluntaria, optó por acudir al TAS, para recurrir dicha sanción.

Sanción que el TAS, con la aplicación de la normativa en la mano, ha dejado en dos años. Ahora se está intentando desacreditar al TAS (organismo privado, no lo olvidemos, o sea no es una corte judicial al uso), pero el TAS era así, antes de que Alberto Contador recurriera a él y también después: O sea él sabía el sitio al que iba. Como también sabía, o debía saber al menos, lo que contenía aquel legendario solomillo que según él comió y le hizo dar positivo. NO, no me creo que alguien vaya de París a Irún a comprar carne y no se acuerde del sitio donde la compró.

Podemos hablar de injusticia o dejadez, en el excesivo tiempo en que se ha resuelto la cuestión: DE ACUERDO. En que se le hayan dejado correr habiendo recurrido: DE ACUERDO, en mi opinión, NO DEBERÍA HABER CORRIDO, puesto que ha perjudicado a todos los demás corredores y a la imagen del ciclismo, del deporte español y de SECTOR GANADERO EN ESPAÑA. Porque no nos engañemos, ¿qué foto va a tener el segundo del Giro, ahora cuando le proclamen ganador?¿Cuando un deportista venga a España va a comer carne, o va a tener miedo de que esté contaminada?

Cuestión aparte, es la vergonzante imagen que están dando algunos medios de comunicación franceses, ridiculizando al deporte español. Ellos mismos se han retratado como son, con sus envidias, con sus insidias y con sus calumnias. Si, se han pasado tres pueblos, pero Contador con su actitud, con su derecho al pataleo, les ha dado pie. Luego a ellos se les ha ido la mano, aunque creo que esa no es la imagen que de nosotros tienen en Francia, pero ese amarillismo, por desgracia vende.

Como vende en nuestro país, el defender a deportistas que mancillan nuestra imagen, como país y que se buscan las habichuelas para librarse de las sanciones en nuestro país, aunque por suerte, al final acaban cayendo. Cayó por dos años, el que pilló el Comité Olímpico Italiano, ha caído Contador y seguramente terminará cayendo, alguna aforada, que no tiene causa penal pendiente por un error de la Guardia Civil, pero en cuyo sumario se puede leer claramente, que ha quedado demostrado el consumo de sustancias dopantes por su parte, aunque ella diga que hablaba de pendientes. Por tanto, creo y considero que los tres son MERECEDORES DE SANCIÓN y como tal lo celebraré cuando caiga “la de la cinta”. Que la fuerza os acompañe.

De los tres peores vinos del mundo.

Normalmente la gente de bien,  habla de los tipos de vinos, en especial de los mejores, a los que se suele dar incluso premios. Hemos de recordar sin ir más lejos, la Medalla de Oro Gran Selección que  recibió el Viña Sacedón en 1997, como mejor tinto joven de Castilla-La Mancha (siempre que se pueda hay que barrer para casa).

Pero no suele recordarse, ni darse premios alguno a los peores vinos. Peores vinos, que aunque no lo sepamos, son muy conocidos por todos, en especial los tres peores.

Uno de esos tres  peores vinos del mundo, es el que tenemos que bebernos todos los españoles,  con la reforma financiera que el día 2 de febrero, anunció el antiguo responsable para España de Lehman Brothers ¿les  suena? Si el Banco de Estados Unidos que quebró y que dio el pistoletazo de salida  a la crisis en que estamos sumidos y que atisba su final allá para el 2028 o 2030.

Pues bien, este vino, con poso amargo y con muy mal comportamiento en nariz es el que nuestro querido Ministro de Economía, (que era el citado “responsable” de la magna entidad estadounidense, cuando “cascó”), nos ha presentado a bombo y platillo con  la reforma financiera, tratando de hacernos ver que no íbamos a tener que rascarnos el bolsillo para ello.

O sea que “Lacuenta” que se así se llama el citado vino, no iba a aparecer por ningún sitio y que ninguno iba a tener que hacerse el disimulado, correr hacia el baño, simulando un ataque repentino de pis o echarse mano a la cartera con cierta lentitud, cuando aparece el ya citado “vinolacuenta”.

Porque por mucho que nos hagan creer, por mucho que trate de tomarnos por “mediotolis”, no podemos entender que se vayan a emitir 6.000 millones de euros de deuda pública para financiar la reestructuración financiera y  que eso no nos va a costar ni un euro.

¿Esa Deuda Pública no tiene intereses? ¿Esa Deuda Pública y aumento de riesgo que asume el Estado no pondrá más en jaque la calificación de España? ¿Los avales que el Estado da a las entidades financieras para que se fusionen, para sus previsiones son gratis?¿Si tenemos otro caso como el su antigua empresa, y quiebra alguna entidad, quien va a devolver al Estado el dinero prestado?

Eso sí, nos hemos quedado más tranquilos, cuando ha dicho el señor De Guindos, que no tendrá ningún impacto en el déficit público. Vamos que los intereses de esa Deuda y el aumento que la prima de riesgo tendrá a largo plazo (que lo tendrá) por esta y otras acciones parecidas, son calderilla.

Nos tranquiliza saber, que donde hay que recortar es en Educación, en Sanidad, en las Pensiones, etc. Ahí es donde está la chicha en el Sector Financiero, nada de nada, “chatarreja”

¿Por qué, cuantas pensiones se pagan con los 15.000 millones del Frob, más los 20.000 millones que se llevó solo la Cam, más todos los que se han metido ya en sanear el sector? Pecata minuta, El sector financiero ha de estar saneado, que al fin y al cabo sus directivos han de cobrar religiosamente su “exiguos salarios”:

Bankia, Rodrigo Rato: 2,34 millones de euros + variable.
Banco de Valencia y Bancaja, José Luis Olivas: 1,62 millones de euros.
CaixaCatalunya, Adolfo Tordó, 1,5 millones de euros,
NovaCaixagalcia, José María Castellano, 0,9 millones de euros.

Por citar solo cuatro ejemplos de los “responsables” (no sé porque  cuando uso la palabra responsable para hablar de estas y otras entidades, se me van los dedos a las comillas) de cuatro entidades financieras donde se tuvo que meter dinero público el año pasado.

Nos consolaremos, con pensar, que al menos yo hoy no he tenido  que saborear otro de los peores vinos: el “lasuegra”. Vino este cabezón, amargo y de persistencia en el paladar, en especial cuando uno llega a casa cansado y tu mujer te recibe con el: Vino la suegra.

Porque el tercer peor vino, por razón de edad, ya me pilla algo lejano,  el legendario “nole”. Vino  joven, pero de carácter, que se suele dar principalmente, cuando uno anda haciendo por ahí “sus guarrerías” a salto de mata, en coches, bosques, pajares  y demás “oscuros” y termina hablando con un amigo ante una copa de whisky con la amargura de decirle “no le vino”. Que la fuerza os acompañe.

De Caja Pepita y el Cambalache.

“Que el mundo fue y será una porquería, ya lo sé, en el quinientos y en el dos mil también”.  Así comienza el tango, que compuso Enrique Santos Discepolo en el año 1934 y que parece compuesto hoy mismo. No hay otra forma de tratar de entender lo que pasa,  ya que: “vivimos revolcaos en un merengue y en el mismo lodo, todos manoseaos” y “El que no llora no mama y el que no afana es un gil”. 


Esta es la única forma que tengo para  comprender como algunas de las entidades financieras que han sido intervenidas, estén ofreciendo superdepósitos, para captar ahorradores.Pongamos un ejemplo más de andar por casa,  la Caja Pepita.


Caja Pepita, entidad financiera con más de solvencia reconocida y de gran implantación en su zona, tiene unos directivos que son unos linces,  abren oficinas y toda España y se meten a dar créditos  a diestro y siniestro a todo el pasaba por su puerta: “parasuelos”, “parapisos”, “par aeropuertos”, “parautopistas”, ”paracoches”,  “paramiguetes”, “paraquemipueblotengo4polideportivosy10canchasdepadel”,” para todo”. Se repartía el dinero sin mesura, tuviera garantías o no tuviera el que lo recibía.


Llega el momento en que Caja Pepita, tiene que empezar a devolver las perras que ella misma ha pedido, para su propia expansión (nuestra Caja ha de estar en todo el territorio nacional, como una entidad de referencia) y  para repartir créditos  a mansalva. Entonces pide a los que ha dado el dinero  “parasuelos”, “parapisos”, “par aeropuertos”, “parautopistas”, ”paracoches”,  “paramiguetes”, “paraquemipueblotengo4polideportivosy10canchasdepadel”,” para todo” que lo devuelvan.


Claro, estos no tienen el dinero, porque o están ya en el paro o porque lo usado en esos bienes imprescindibles, que nos iban a llenar a todos de ilusión, de alegría y de creernos que nosotros también teníamos derecho, porque igual que pensábamos eso de “Manolo tu eres España” por traslación   “España tu eres Europa” y si los alemanes pueden, nosotros también, que aquí hay mas sol y encima somos más cachondos.


Como Caja Pepita, no puede devolver esos dineritos que ha dilapidado. Pide ayuda a papa Estado y papa Estado, personalizado en el Banco de España, (que dicho sea de paso era quien tenía que haber vigilado que Caja Pepita, hiciera bien su labor bancaria y encima quedara salvaguarda para su obra social cuando vinieran mal dadas). Y claro, ese Banco de España, tan negligente  en su labor de vigilancia, no puede pedir responsabilidades a quien ha llevado tan nefasta gestión en Caja Pepita, puesto que sería como si se pidiera responsabilidades a él mismo, por haber mirado para otro lado cuando Caja Pepita cometía sus tropelías.


Con lo que el Banco de España, se inventa un saco de pasta, para evitar que “casquen” todas las Caja Pepitas, habidas y por haber. Saco de pasta con nombre rimbombante e ininteligible, pero con dinerito que sale del bolsillo de todos y que se quita de la Educación, de la Sanidad, de arreglas carreteras, de obras culturales, de proyectos de investigación, en promover el crecimiento para evitar el paro, etc.


Con ese saco de pasta con nombre rimbombante, se despide a quien ha llevado a Caja Pepita a tan lamentable situación, eso sí, con indemnizaciones millonarias, que esos mismos gestores de Caja Pepita se han puesto. Y Caja Pepita sigue operando, metiendo el dedo en el ojo de otras entidades que no han necesitado (de momento) ninguna ayuda, puesto que parece ser (de momento) que no han cometido las tropelías que cometió Caja Pepita.  Aunque alguna suele también sacos de pasta de cantidades inmorales a sus directivos cuando se marchen.


Moraleja: “Es lo mismo el que labura, noche y día como un buey, que el que vive de los otros, que el mata, que el cura o está fuera de la ley”. Que la fuerza os acompañe. 

De la tormenta perfecta y los macarras del Madrid.

El FMI augura que España estará en recesión en el 2012 y el 2013. La deuda de España e Italia cotiza al nivel del ‘bono basura’, según Moody’s. Fitch advierte de que España tiene margen para recortar en Educación y Sanidad. Casas y Banca, lastres para la recuperación. El PIB español se contraerá un 1,7 % en 2012 y un 0,3 % en 2013. Sobran el 20 % de las oficinas y de la plantilla de la banca. La nota de la deuda pública de España, debería estar al menos 4 o 6 escalones por debajo del actual.

Basta con mirar en cualquier medio de comunicación, para que estas e incluso otras noticias peores nos asalten, asusten e intimiden. Estamos ante una tormenta perfecta, una espiral de malas noticias económicas, que traen aparejados, más miedo por el futuro inmediato, más temor por el que pasará, con lo que la situación se agrava a su vez por ese miedo.

Porque, si la economía española se contrae este año un 1,7%, tenemos que sumar otros 16.000 millones de euros de recorte del déficit público a los cuarenta y pico mil que teníamos hace apenas dos semanas. Con lo que sumamos ambas cantidades y hacemos los ajustes de nuevo para que cuadren las cuentas. Al hacer los ajustes, la contracción ya no es del 1,7% sino que llega al 2,5 con lo que tenemos que sumar otros 8.000 millones de euros de recorte y así sucesivamente, hasta que de tanto recortar la gangrena, al enfermo apenas le quede media cabeza, un pulmón infectado y dos dedos de una mano.

Para que se va a hacer una reforma laboral en esa tesitura, si no va a haber ya nadie trabajando. Para que se van a endurecer las medidas contra los cargos públicos que “estiren la manga más que el brazo”, si no va a quedar ya manga ni brazo por estirar. Para que se va a hacer una reforma financiera, si van a quedar tres entidades, privadas eso sí, pero financiadas por el dinero que no ha llegado  a la Sanidad, a la Educación o a las pequeñas empresas. Para que, paraqué, paraqué.

Son muchos los “paraqués” que nos afligen en estos momentos. El otro día leí que la cuesta de enero de este año, casi con total seguridad iba a llegar a diciembre. La cuestión es si va a llegar a diciembre de 2012 o a diciembre de 2025. 

No conozco la solución, no conozco el remedio. Lo que si se, es que hay que maximizar los recursos públicos, hay que eliminar duplicidades, cargos y carguitos. Y siempre, sin que ello ponga en peligro nuestra Educación y nuestra Sanidad, pilares de nuestro escaso Estado del Bienestar. Y, claro está, quien atente contra esto, quien no sea capaz de gestionar debidamente su cargo,  no ya por afán de enriquecimiento propio, sino por negligencia o inacción,  ha de pagar por ello.

Lo que si se, es que se ha de producir un saneamiento de verdad del sistema financiero y si para ello se usa dinero público, que se haga un banco público, pero no un banco malo, sino un banco público de verdad. Si destinamos el dinero de todos a sanear una entidad, que cuando esta esté saneada y de beneficios al menos que esos beneficios nos repercutan a todos. En esta país ha habido bancos públicos hasta hace apenas 10 años y no ha pasado nada. Con el añadido de que ese banco público, bien puede encargarse de que llegue el crédito a las pequeñas empresas y a las familias.

Lo que si se, es que necesitamos una reforma laboral, que trate de dinamizar el mercado laboral, que quien quiera contratar lo pueda hacer sin temor a atarse una soga al cuello y que quien quiera trabajar pueda hacerlo.

Lo que si se, es que no solo de recortes vive el hombre, que o esto se dinamiza y cambiamos el chip o la inestabilidad social comenzará a crecer en espiral y veremos a “Pepes” por la calle no pisando a “Mesis” desvalidos por el suelo, sino campando a sus anchas.

Y para terminar,  ya que estamos en recortes, digo en rebajas, a ver cuando rebajan o recortan al Mou y sus secuaces de mi Madrid y volvemos a ser lo que siempre hemos sido: un equipo señor, que viniera quien viniera a jugar a nuestra casa, fuera mejor o peor, no cambiábamos de estilo, nos batíamos el cobre hasta el final y ganábamos o perdíamos, pero con orgullo de ser el Real Madrid, no dejando a los macarras sueltos,  planteando partidos al más puro estilo Maguregui y lloriqueando sobre los árbitros. Que la fuerza os acompañe.